A un año de la muerte de Bantu

Hace un año la muerte del gorila Bantú indignó a los habitantes de la Ciudad de México. Las condiciones en las que el primate falleció dejaron muchas dudas sobre la capacidad de las autoridades del Zoológico de Chapultepec para cuidar a los ejemplares que habitan el lugar.

Bantú era el  único ejemplar macho del país, por lo que en coordinación con el Zoológico de Guadalajara se acordó que el animal haría una visita para aparearse con alguna de las dos hembras que habitaban ese recinto.

Bantú fue preparado por personal del Zoológico de Chapultepec. De acuerdo con su cuidador, Obed Del Monte, el gorila tenía un carácter explosivo, por lo que todo el personal decidió que  lo mejor  era que Bantú viajara dormido.

El colapso

Cuando la caravana salía de las instalaciones del zoológico, Bantú tuvo un paro cardiaco. De acuerdo con el exdirector del lugar,  Juan Arturo  Rebolledo, todos los protocolos fueron aplicados correctamente.

Al intentar despertar de los efectos de la anestesia, Bantú abrió un poco los ojos y en segundos entró en paro cardiaco. Los veterinarios que lo acompañaban intentaron reanimarlo por 30 minutos pero los esfuerzos  fueron en vano.

Irregularidades

La  noticia se dio  a conocer a la mañana siguiente en la CDMX. En redes sociales miles expresaron su indignación por la muerte del ejemplar y la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) comenzaron una serie de investigaciones.

De acuerdo a las observaciones, en el traslado de Bantú hubieron irregularidades, tales como el huso horario de la anestesia y algunos protocolos pero las autoridades del Zoológico insistieron en que todo se debió que el primate ya era de una edad avanzada y  que por ello falleció.

A consecuencia de esto se destituyó al director del Zoológico  y se decidió en su momento que se haría la necropsia para determinar la causa de su muerte.

Indignación

El  11 de julio de 2016, el diario “El Universal” publicó una serie de fotografía donde se veía como había sido la necropsia de Bantú.

Las imágenes causaron  indiganción en redes sociales y en medios de comunicación. Comentarios como: “una carnicería” y “lo destazaron” eran los que se podían apreciar en las publicaciones.

La exdirectora del Zoológico de Chapultepec, Marielena Hoyo señaló que la revisión de Bantú había sido una “falta de respeto” y “un acto de indignación” en contra de los animales.

De acuerdo a la opinión de Hoyo, el traslados de Bantú jamás debió hacerse de noche ya que a esas horas todo se complica y es más difícil tener ayuda rápida.

Resolución

En enero de 2017, Profepa dio su veredicto acerca del caso de Bantú de acuerdo a sus investigaciones, las autoridades del zoológico no cometieron ninguna negligencia al hacer el traslado del gorila.

Profepa informó que “no existían elementos concluyentes para determinar la culpabilidad  del personal administrativo involucrado”  

Aunque las pruebas periciales señalaron que no había irregularidades, el tema quedó  abierto y organizaciones animalistas tuvieron  varias mesas de diálogo con diputados y la secretaría de medio ambiente, Tanya Müller para reestructurar el Zoológico de Chapultepec, sin embargo no se logró concretar nada durante estas reuniones.

Cabe señalar que el Gobierno de Miguel Ángel Mancera cobró un millón 215 mil pesos por el seguro de vida del gorila Bantú.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*